Review del disco de VLTIMAS – Something Wicked Marches In

Cuando se unen la inhumana técnica y velocidad de un batería como Flo Mounier (Cryptopsy) y la voz de un clásico como David Vincent (I am Morbid, ex Morbid Angel), junto a la perversa creatividad de un músico como Rune “Blasphemer” Eriksen (Aura Noir, ex Mayhem) el resultado no puede ser otro que un demoledor torbellino de brillantes creaciones. Así es Something Wicked Marches In, álbum debut de la banda formada por tales genios del metal extremo VLTIMAS, el cual vio la luz el pasado mes de marzo de 2019 mediante el sello discográfico Season of Mist.

Comenzando con el tema que pone título al disco “Something Wicked Marches In”, inquietantes guitarras distorsionadas se fusionan en forma de medios tiempos con otras compactas y ralentizadas en simbiosis con una batería machacona, induciéndonos a un estado de inquietud y desconcierto, el cual irá subiendo de nivel hasta alcanzar disparar todas nuestras alarmas debido a riffs plagados de exquisitos tecnicismos esbozados en cambiantes pasajes, unas veces melódicos y ensoñadores, otras pesados y despiadados.

La honda expansiva de una cruenta explosión sacrílega nos abrasa en “Praevalidus”, ritmos aceleradísimos liderados por un doble pedal demoníaco, seguido de riffs torturando con sus distorsiones martillean nuestros sentidos que, de nuevo se tornan perturbados ante la sucesión de diferentes cambios de tiempo en donde los riffs se muestran técnicos y crueles, los solos caóticos y demenciales, y las cuerdas vocales agónicas y rabiosas. Rematando la jugada una coral masculina en determinados fragmentos acentúa esa sensación de sanguinaria blasfemia.

La devastación más absoluta nos engulle en “Total Destroy!”,la cual continúa con el ritmo exterminador de su antecesora, blast beats imposibles, punzantes distorsiones y elaborados tecnicismos son combinados en la coctelera de sonidos letales, obteniendo como resultado una malévola delicia old school.

Tal y como su propio título evoca “Monolilith” cae sobre nosotros como un bloque de cemento, acordes ralentizados pero sin llegar a caer en el tedio del Doom, compacta pero rica en matices, distorsionada pero con una esencia pura, caótica y a su vez perfectamente estructurada, siniestra pero de asombrosa brillantez.

El resultado de mostrar la abrupta realidad es tratado en “Truth And Consequence”, donde una vez más podemos saborear la exquisita maldad de la vieja escuela. La devastación más abominable se cierne sobre nosotros en forma de exterminadores blast beats y sucias seis y cuatro cuerdas, no obstante nos vemos sorprendidos en el ocaso del corte donde la atmósfera se torna melódica y ominosa.

Los horrores de la guerra calan hondo en “Last Ones Alive Win Nothing”, tema que refleja con sublime minuciosidad sufrimiento y desolación, medios tiempos exprimiendo acordes lúgubres y tormentosos acompañados, por primera vez en el disco, de unos registros vocales demoledoramente versátiles nos empujan hacia el abismo de la enajenación.

Recuperamos fuelle con “Everlasting” donde además de una pérfida brutalidad nos vemos envueltos en un manto de seductora malicia emanada por perversos guturales narrados en determinados pasajes, junto a la interpretación de bestiales acordes de guitarra técnicamente creativos.

Sangre, vísceras y el advenimiento del Maligno, “Diabolus Est Sanguis” nos deleita con sonidos turbios de la vieja escuela, batería al límite de lo humano, riffs sacados de la mejor película de terror sobre descuartizadores, y sin embargo cuando estamos a punto de alcanzar el éxtasis con tal masacre, bajamos de nivel y nos vemos involucrados en un ritual no menos macabro, pero sí más pausado y atmosférico.

En formación hacia la victoria, conseguimos nuestro objetivo final con “Marching On”, en lo que viene a ser una recopilación de lo que ha sido este Something Wicked Marches In, cambios de tiempo, ora tortuosos ora aniquiladores, distorsiones llevadas al límite, tecnicismos, elegancia melódica y la rabia de antaño.

Tal y como he expresado en el inicio de esta reseña, con una conjunción de estrellas del metal extremo como la que nos encontramos en VLTIMAS el resultado no podía ser otro que un buen álbum, y ciertamente lo es, magnífica producción, tecnicismos de nivel superior, ese toque del death de la vieja escuela y una siniestra atmósfera envolviéndolo todo, hacen de Something Wicked Marches In un disco de calidad, no obstante, y bajo mi parecer flaquea en algunos puntos, que si bien estos pertenecieran a la primera obra de una banda novel se entenderían, pero que en VLTIMAS me resultan chirriantes, la estructura general del disco me resulta algo repetitiva, habiendo demasiadas similitudes entre varios temas, las distorsiones llegan a resultar excesivas y la voz de Vincent, aun siendo este todo un clásico, no me llega a convencer en este proyecto, en mi opinión falta de profundidad y sobre todo variedad en los registros.

Por ello considero a Something Wicked Marches In una buena creación, pero de la que personalmente esperaba que fuese excelente.

VLTIMAS something wicked marches in

Formación

David Vincent: voz
Rune Blasphemer Eriksen: guitarra
Flo Mounier: batería y guitarra

Tracklist

1. Something Wicked Marches In
2. Praevalidus
3. Total Destroy!
4. Monolilith
5. Truth And Consequence
6. Last Ones Alive Win Nothing
7. Everlasting
8. Diabolus Est Sanguis
9. Marching On

VLTIMAS

Ana Teresa Cuevas

7
  • Puntuación 7

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close