La web más despiadada del panorama underground

Review del EP de CROSSFAITH – Freedom

Estos japoneses… Todo lo que hacen les sale bien. Obviando minucias como una manera de analizar tonalmente la música completamente distinta a la nuestra y aberraciones estilo Babymetal, la tierra del sol naciente nos ha dado alegrías bien majas, punteras casi. Hablo del Power de Versailles, del Speed de X-Japan, del Industrial/Thrash/Deathcore de Dir En Grey del Rock/Funk/Folk/Rap y el virtuosismo de Miyavi. No en vano, el tito Marty Friedman decidió hacer del país de las nintendos su residencia y lugar de trabajo.

Y, por supuesto, con toda la oleada del nuevo Hardcore de la primera década del actual siglo, no se iban a quedar atrás. Así, en 2006, nace Crossfaith. Sólo dos cosas: yo los conocí hace unos dos o tres años y la cabeza me hizo implosión. Y más por el temazo que estaban versionando: el jodido “Omen” de los putos The Prodigy. A mí, que me gusta más la fiesta y el desfase de la electrónica más que a un tonto un lápiz, me sangró la nariz estilo Maestro Tortuga. Y es que Crossfaith son una mezcla perfecta entre Hardcore bestia y Electrónica tipo Breakbeat o Drum’n’Bass. Esto es, como si metemos en un cuarto oscuro a As I Lay Dying, Kilsswitch Engage y Hatebreed, con The Prodigy, Flux Pavilion y Zardonic (que ya lo hizo a la inversa, con sus “Bass Metal”, donde explora y versiona desde a los míticos DEATH hasta los majestuosos Meshuggah) y cogemos a la hija resultante. Y mira que no son los únicos que lo han intentado/lo hacen (Enter Shikari o Asking Alexandria, por ejemplo), pero sí son a los que menos les chirría la batidora, pues el resultado es completamente orgánico y la electrónica se implementa magistralmente con la “analógica”, haciendo que la mezcla sea fluida y armoniosa. Una delicia.

Que por qué una introducción tan larga? Pues porque esto es un EP, señora, y hay que rellenar con algo… No, en serio, es que es muy importante explicar qué nos vamos a encontrar con estos cinco. Y, qué coño, que me encanta la música japonesa. Tres míseras canciones donde, encima, exploran su lado más melódico. “Diavolo” es un trallazo bestial, que empieza a toda máquina a la velocidad de la luz, pero que desemboca en un estribillo melódico la mar de tarareable. Un break apasionante, de libro de mosh. Brootal. Le sigue “Rockstar Steady”, con JESSE, una leyenda del Rap Metal japonés (escuchad RIZE, por Devin), y que cambia el tercio para que el susodicho se encuentre cómodo. Bailable, pegadizo y con muchísimo groove. Y cerramos este extensísimo EP con el tema que le da nombre, “Freedom”, donde colabora Rou Reynolds (Enter Shikari), y que es reconocible por ser al que mejor se le entiende en todo el disco, ya que es el que mejor inglés se gasta (plot twist). Si me dijeran que es un tema de los ya nombrados Enter Shikari, me lo creo. Y eso no me gusta. Pero saben salvar las distancias en lo pesado y la contundencia de los graves con otro break fetén que arranca al más puro estilo Foreign Beggars, resultando en un corte directo y con pocos miramientos.

Resumiendo, diez minutos escasos de tralla, pero muy disfrutables. Te recomiendo la banda (que el EP es muy corto) si te gusta más la trucha que a un tonto un lápiz.

crossfaith freedom

Formación

Kenta Koie: voz
Kazuki Takemura: guitarra
Ikegawa Hiroki: bajo
Amano Tatsuya: batería
Tamano Terufumi: electrónica y programación

Tracklist

1. Freedom (con Rou Reynolds de Enter Shikari)
2. Rockstar Steady (con JESSE The BONEZ / RIZE)
3. Diavolos

crossfaith

Gabriel Wolfsherz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close