Review del EP de The Alligator Wine – The Flying Carousel

Hay proyectos que se salen de lo que un artista ha hecho en los últimos años, y siempre sorprende (para bien o para mal) pegar un cambio tan radical. Este es el caso de Rob Vitacca, que tras salir de Lacrimas Profundere nos tuvo un tiempo en ascuas acerca de sus nuevos proyectos musicales, pero recientemente ha dado a luz el primer EP de su nueva banda, The Alligator Wine, bajo el nombre de The Flying Carrousel.

Y es un cambio radical porque mientras que en su anterior banda estábamos acostumbrados a verle usar su amplio registro vocal con un corte de metal a medio camino entre el doom y el gótico (con esa forma tan particular de hacer música que tiene Oliver Nikolas Schmid y el resto de los componentes de Lacrimas Profundere), en este nuevo proyecto le vamos a ver desplegar un buen abanico vocal pero para un sonido mucho más bailable, con cierto aire vintage pero con ese punto que lo hace ser completamente actual, cierto toque psicodélico quizá, pero sumamente interesante.

La banda, más bien, el dúo lo componen el ya citado Rob Vitacca a la voz y teclados, sintetizadores, etc. Junto a él está Thomas Teufel ocupándose de la batería, percusión y coros. Dos personas logrando un resultado sorprendente en el que parece que hay un buen puñado de músicos a la vez tocando. Esto lo vamos a poder ver rápidamente en el corte que fue adelanto y que abre este EP, “The Flying Carrousel”, con un ritmo sumamente pegadizo, una línea vocal muy interesante aprovechando el variado registro del vocalista y, sobre todo, esos sonidos de teclados y una más que interesante percusión que hace que no se eche en falta en ningún momento una guitarra o un bajo acompañando. Además el despliegue musical que realiza el dúo es de tal calibre que, como comentaba previamente, parece que hay muchos más músicos involucrados, creando una canción excelente y un entrante más que apetecible, rescatando ese toque de bandas de antaño pero dándole su punto de vista particular.

Todo esto se reafirma en el siguiente tema de este EP, “Dream Eyed Little Girl”, una canción que sigue la estela de lo visto anteriormente aunque en esta ocasión vamos a ver un registro vocal algo más grave que en el caso anterior, pero no por ello menos interesante (tiene algún giro vocal que, aunque es breve, es sumamente interesante), y sobre todo, con una calidad fascinante, dando nuevamente una grata sorpresa a nivel auditivo. Los sintetizadores se convierten en el arma principal del corte, sobre todo a la hora de sustituir el que sería el “momento solo de guitarra” por así decirlo, manteniendo así un resultado excepcional.

Cerrando este pequeño aperitivo de lo que, espero, será su primer trabajo discográfico tenemos un tema de algo más de 7 minutos de duración bajo el título “Reptile”, y la verdad es que esta canción desde la primera escucha me tiene fascinado, creo que son 7 minutos de maravilla musical, donde vamos a poder contemplar en todo su esplendor lo que la mente de Rob Vitacca ha estado pensando desde que en el año 2016 decidiese fundar esta banda. Con un ritmo constante pero usando los sintetizadores de una forma exquisita, combinando esto con el más que buen hacer vocal que tiene el músico e ideólogo de esta formación, nos vamos a encontrar con una propuesta completa de lo que define a The Alligator Wine, quizá este corte sea menos bailable que los anteriores o al menos no sea tan movido como los minutos que lo han precedido, pero es sustituido con una composición musical realmente exquisita que merece y mucho la pena escuchar varias veces y con tranquilidad, con un buen sistema de audio y dejándonos envolver por cada nota, cada matiz, y sobre todo, cada giro vocal que puede hacer el bueno de Vitacca, convirtiendo estos minutos en una suerte de master class de cómo usar todos los registros que te permita tu voz a las mil maravillas. A todo esto hay que añadirle además el giro musical que pega en el tercio final la canción, donde mantiene el nexo de unión en la melodía de los sintetizadores pero sube el ritmo un par de revoluciones, mostrando de paso una serie de recursos realmente interesantes.

Un EP, sólo son tres canciones, por lo que decir que se queda corto suena a una obviedad de las que no es necesario soltar, pero lo que sí deja claro este pequeño adelanto de lo que promete ser la línea argumental, musicalmente hablando, de esta banda que deja con ganas de escuchar más, con ganas de que el LP no se retrase mucho en ver la luz, porque este adelanto me ha parecido, sencillamente, espectacular. Esto nos hace pensar que habrá que estar sumamente atento a los pasos que vayan dando los chicos de The Alligator Wine, ya no sólo porque hayan fichado por Century Media para esta aventura musical, sino porque prometen hacer verdaderas maravillas musicales.

The Alligator Wine The Flying Carousel

Formación

Rob Vitacca: voz, teclado y sintetizadores
Thomas Teufel: batería, percusión y coros

Tracklist

1. The Flying Carrousel
2. Dream Eyed Little Girl
3. Reptile

Adrián Jiménez

7
  • Puntuación 7

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close