La web más despiadada del panorama underground

¿Por qué el rock español está lleno de caspa?

El rock en España está lleno de caspa. Y de casposos. Gente que aún no ha conseguido avanzar más allá del “culos y tetas”, gente que piensa que la moda heavy actual siguen siendo las mallas y las chupas de cuero, y cuyos ídolos son -y serán por siempre- los tristemente míticos “heavys de Gran Vía”.

Y sí, señores, esto es caspa. Una caspa que ni el mejor de los champús conseguirá quitar, porque viene en su (nuestro) ADN. En España seguimos anclados en el pasado, a muchos niveles. Un país en el que las violaciones están a la orden del día, un país en el que “yo no soy racista, pero”, un país en el que uno de los insultos más utilizados sigue siendo el de “maricón”, un país en el que la cultura soporta un 21% de IVA… Un país, en definitiva, en el que Alfredo Landa sigue estando vigente, a pesar de estar difunto desde el 2013.

La españolidad de las bandas españolas, valga la redundancia, es innegable. A machos no les gana nadie, y así lo demuestran cada vez que salen. Anclados en el pasado, siguen con los mismos riffs machacones de siempre, con las voces agudizadas por sus mallas opresoras, y con sus tachuelas de hojalata colgadas alrededor de las balas de sus cinturones. Por supuesto, hay (resisten, ahora y siempre, decían Goscinny y Uderzo) un pequeño reducto de bandas que no actúan con esos estereotipos, y… ¿sabéis qué? Triunfan.

Si, las bandas que realmente se toman en serio estas cosas, que se esfuerzan por mejorar, y que evolucionan, triunfan. Ahí están los Strangers, Hamlets, WarCrys, Jorge Salanes, Sexplosions, Grapeshots, Lords of Black… Por contra, tenemos también a los Okers, Ciclones, Conans, Obuses… por mucho que los más rancios del lugar se afanen en defenderlos, seguirán siendo, salvo tres o cuatro temas, infumables. En sus conciertos -y salvo los pobres hijos de los jebis con jota y be, que aún guardan las J’hayber de cuando eran jóvenes para que sus churumbeles las hereden-, la media de edad supera los 40, hay más claros que oscuros en sus cueros cabelludos.

A lo español no se lo apoya”. “En España lo hay mejor, pero se desprecia”. Son frases lapidarias que he escuchado a músicos y promotores de bandas españolas, y que me recuerdan peligrosamente a ciertos idearios políticos, comunmente asociados a la xenofobia, el racismo, y a la incultura en general. Solo faltaría que luego se manifestasen cuando una promotora contrata a una banda nacional para telonear a otra internacional… oh, wait!

Valoremos lo que tenemos, sí, pero valorémoslo en su justa medida: ese tipo de rock estuvo bien en la época de la transición, en los ochenta… pero de eso hace ya más de treinta años. Evolucionemos y seamos capaces de relegar a esas bandas que no aportan nada a “revivals”. Si hace ilusión, podemos incluso contratar a una empresa de seguridad, vestirlos de gris, y darles manga ancha a la salida del recinto, para que zurren al personal por “vagos y maleantes”.

I love caspa

Andrés Abella

Fotografía: Daniel Lobo. Usada con Licencia (CC BY 2.0)

1 comentario
  1. […] hemos publicado un artículo titulado “¿Por qué el rock español está lleno de caspa?”, firmado por Andrés Abella, donde él expuso su visión sobre determinados sectores del Metal […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close