ULTHA – Converging Sins

Segundo año en activo de la banda y segundo disco de largo duración. Los alemanes Ultha presentaron a principios de diciembre del pasado año Converging Sins, después de sacar ese mismo año un EP, Dismal Ruins, y un split con Morast rindiendo homenaje a Bathory.

Empezamos el análisis en profundidad del disco con “The Night Took Her Right Before My Eyes”, un tema de 18 minutos cargado de cambios, paisajes y viajes (¡menos mal! teniendo en cuenta la duración). Es un track que navega entre el symphonic, atmospheric y depressive black de una manera muy característica, cómo si de alguna manera te explicara una historia triste pero te mantuviese entretenido reflexionando sobre ello. La intro es una señal de lo que nos traen esta vez los alemanes, oscuridad, tristeza y soledad son algunas de las palabras que vienen en mente durante los más de tres minutos y medio que dura. A un punteo de guitarra a canon con una segunda guitarra y un teclado tétrico se le añade un vacío susurro de voz. Drásticamente, la canción da un giro de 360º hacia una black más sinfónico con unos aires de teatralidad lejos de la abundancia en Dimmu Borgir por ejemplo. Unos guturales graves dan paso a un black más atmosférico y melancólico, con un aire menos prepotente, más depressive está vez. La batería rompe, con breaks creativos, el conjunto de monotonía del blast beat y el silencio para respirar del cantante entre chillido y chillido. Después de unos 2 minutos de agonía (en el buen sentido, black metal), el cantante queda en segundo plano para dar paso a un teclado que le da un toque más sinfónico, que abre las puertas al frontman, esta vez con  un registro más agresivo y al que más tarde le acompañan pequeñas dosis de coros (electrónicos/synths) que hacen potenciar la parte sinfónica de la canción llevándola a una epicidad para mi gusto sobrecargada. A mi parecer dicha epicidad no casa con la temática aunque si que le añade diversidad e originalidad al tema. Al minuto 13 empieza una especie de intro con sonido de órgano que atisba un párrafo más tétrico. Con pinceladas de industrial por los synths rápidamente cambia el ritmo del bombo que, junto a las voces/chillidos, introduce de nuevo al hilo conductor de la canción para así concluir el primer acto del álbum.

Continuamos con “Mirrors In a Black Room” un tema de 9 minutos que empieza muy a la par con el primero, intro con punteado de guitarra. La primera sensación de “voy a escuchar lo mismo” permanece muy poco tiempo pues una voz femenina se desvela al pasar un minuto y medio. La voz en cuestión es ni más ni menos que Rachel Davies (Esben And The Witch) la que acompaña el punteo. Y digo ni más ni menos porque fué una grata sorpresa cuando vinieron con Soltafir y Obsidian Kingdom por nuestro país. Después de 3 minutos inmerso en una especie de balada post-rock empieza la distorsión, tremolo picking, y los chillidos depressive del cantante principal a juego con la voz limpia de Rachel, lo que convierte el tema en una mezcla de post-metal muy original a mi parecer. No hay duda que estamos ante una de las mejores canciones del disco aunque parezca sacado de otro grupo.

Seguimos con “Athame|Bane Emanations”, el tema más corto del disco, 5 minutos. Esta vez nos presentan una intro con synths algo aburrida a la que le acompaña una guitarra otro minuto más como si de otra intro se tratara. El cantante entra en escena esta vez directamente con voces blackened death metal (guturales graves). Luego aparece una voz más, con chillidos depressive a los que ya nos tienen acostumbrados. Se van mezclando dichas voces creando un juego muy acertado pero a mi parecer corto. Resumiendo, es un tema prescindible, el canon de voces es lo único destacable que, entre la intro y la outro, dura poco más de un minuto y la letra parece sacada de un adolescente metalero.

Pasamos al penúltimo tema “You Will Learn About Loss”, otro de los tracks más largos del album 14 minutos. Los primeros minutos te transportan en medio de montañas con la ayuda de la voces limpias del cantante modificadas con un eco que, intermitentemente, va jugando con los gritos de dolor más depresivos. Tupa-tupa constante con un juego de teclados y guitarras que por suerte van haciendo entretenido el transcurso de la canción, eso sí sin grandes cambios en más de 5 minutos, dónde la batería cambia y irrumpe la voz blackened con una potencia intimidante. Entorno al minuto 8 hay un cambio a un arpeggio de guitarra seguido de un tremolo picking que da paso a un cambio magistral con el que se me ha puesto la piel de gallina. Como la mayoría de temas, éste va in crescendo, muy lentamente respetando la atmósfera de cada escena.

Finalmente llegamos al último track, “Fear Lights the Path (Close to Our Hearts)”, otros 17 minutos. Empezamos con un punteo y unos acordes lentos, pesados y cansinamente repetitivos durante más de 4 minutos. Blas beat y repeticiones, nada nuevo que no hayamos escuchado en canciones anteriores. La segunda mitad del tema si que vemos bastantes más cambios y un sonido bastante más elaborado que te ahoga en las profundidades de su oscuridad pero que sin embargo se me hace muy largo.

En general es un álbum no apto para todos los públicos ni todos los estados de ánimo, cargado de repeticiones y versos muy largos, incluso demasiado, que intentan crear atmósferas depressive con grandes influencias del black noruego y ciertos toques más modernos que recuerdan a ColdWord por la voz depresiva, a Bölzer por la grave y a Deathpell Omega por las composiciones. Blast beat, arpeggio, tremolo picking y synths nada sobrecargados son algunas de las constantes que vemos en cada uno de los temas que componen este disco (exceptuando el segundo tema). Las letras son pura melancolía y dudas existenciales de la vida en un contexto íntimo y oscuro.  Respecto a discos anteriores se nota una gran mejora en cuanto a producción y sonido.  Un trabajo mucho más profesional que en LPs anteriores con un acabado que te permite diferenciar bien entre pistas y eso lo han sabido aprovechar con un sonido mucho más depresivo y melódico, alejándose tímidamente de la agresividad y el sonido más raw de sus discos anteriores. Después de varias escuchas he de decir que se me ha hecho muy repetitivo y con el que varias veces he tenido que adelantar temas por la cantidad de intros que hay. Siguiendo con esta nueva linea de trabajo más original podrían llegar muy lejos y no me extrañaría que el siguiente álbum sea una maravilla teniendo el ritmo de trabajo que llevan a sus espaldas.

Tienda Fotoconciertos.com

Formación

Chris Noir: bajo y voz
Manuel Schaub : batería
Andy Rosczyk: electrónica
Ralph Schmidt: guitarra y voz
Ralf Conrad: guitarra

Tracklist

1. The Night Took Her Right Before My Eyes
2. Mirrors in a Black Room
3. Athame | Bane Emanations
4. You Will Learn About Loss
5. Fear Lights the Path (Close to Our Hearts)

Gerard Brull

7
  • Puntuación 7

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close